Tú eres Eso

Respira, en este instante infinito, la conciencia que te invade, conciencia de ser sin límite alguno, tan sólo presencia espontánea, genuina, virginal. A cada momento, y durante toda la vida, la presencia siempre es la misma, la sensación de que eres te ha acompañado sin dejarte, aunque todo cambie a tu alrededor, incluido tú mismo (o ese que aparentemente, psicológica y biográficamente, has creído ser).

Eso que siempre queda y permanece, el ser consciente, el saberte y sentirte ser, nunca podrá morir porque no sólo ese descubrimiento supremo apunta a lo eterno, sino que es la pura conciencia en lo eterno, en la verdad sin intermitencia que es luz y mecha de tu Corazón.

No hay separación alguna en la conciencia no-dual que es realidad absoluta.

Tú eres Eso, lo que siempre Es. Saboréalo.

Conciencia de amor

Las puertas de la conciencia se abren en el ahora infinito. Amor es el fruto, amor fue la semilla. Esa energía total, que nos completa y sentimos nos rodea abarcándolo todo, es experimentada en la conciencia como puro amor, experiencia más allá de la experiencia, visión y comprensión de eso que somos y que todo es. Amor en expansión unificado y universal.

Clara visión

La realidad puede verse de distintas formas, pero no por ello se trata de crear una realidad ficticia acorde a nuestros deseos, sino más bien de limpiar, de hacer sencilla esa entrada de la visión de lo real. Depurar la visión significa simplificar, ver las cosas tal como son, de este modo todo lo que nos llegue estará impregnado de una verdad de armonía y quietud, porque no se suman las olas del pensamiento al vislumbre oceánico, completo e indivisible, de lo directo. Y uniéndonos a esa visión de clarificadora entrega, de verdadera honestidad, el espejo amplio de lo visto se une, se iguala, a la visión interior del ser.

Entradas al azar

Entradas populares